Blog

Las 7 hambres

blog-09
Business

Las 7 hambres

La teoría del Análisis transaccional desarrollada por Eric Berne, denominó a nuestra necesidad de relaciones como «hambre de relación o de estímulos».

Anhelamos relaciones que nos estimulen y nos den la seguridad, la cercanía, el contacto físico y el sexo.

Según Eric Berne, la motivación básica del comportamiento humano es la satisfacción de sus necesidades básicas y psicosociales, y nos relacionamos con los demás buscando satisfacerlas.

Las siete hambres que Berne menciona en sus obras son:

1. De estímulos (caricias físicas) Una caricia positiva o negativa, es la unidad de estímulo humana, a diferencia de la miríada de modos no-humanos en los cuales también obtenemos estímulos. Las caricias y su intercambio definen, en un concepto simple y brillante, los más básicos sucesos humanos, el amor y el odio. Así como de estímulos físicos como luz, sonidos, olores, sabores, sensaciones físicas que llegan a través de nuestros receptores sensoriales. Relacionadas con nuestra parte biológica, y satisfacer las necesidades psico-sociales. Se satisface mediante las caricias  las expresiones de afecto.

2. De reconocimiento o aceptación social de nuestra existencia como seres constituyentes de los diversos grupos a los que pertenecemos. Recibir elogios por nuestro desempeño, el ser humano disfruta de saber que lo que hace es valorado.

3. De estructuración de tiempo para evitar la incertidumbre en cuanto a qué hacer, el aburrimiento, y asegurar los estímulos requeridos. las necesidades de estructura dentro de las de seguridad, amor y pertenencia al grupo,  Comienza a tener importancia cuando el adulto se desarrolla de forma activa, llegando a alcanzar dos tipos de dimensiones principales: la externa (espacial o relacionada con la necesidad de orientación espacial y temporal, relacionada con la programación temporal) y la interna (vinculada al conocimiento personal). Es un hambre típica de personas perfeccionistas.

4. De posición existencial para comunicarnos y actuar de acuerdo a las expectativas de nuestros grupos de pertenencia. Es un hambre que alimenta de por sí al ego, dado que imagina y pone en perspectiva al sujeto en un ambiente o clase social/económica superior a la actual.

5. De incidentes y sucesos novedosos que rompan la monotonía y nos provean una dosis mínima de estrés. Con objeto de evitar el aburrimiento. Típico de aquella persona que no acepta la rutina ni el ‘no hacer nada’. los que se aburren fácilmente y se vuelven adictos a la adrenalina.

6. De sexo para disminuir la tensión del deseo sexual, gozar de las caricias físicas de la relación sexual y del orgasmo, así como la relajación consiguiente.

7. De liderazgo para tener quien nos conduzca al cumplimiento de nuestras metas y nos apoye en ese proceso. Quien nos guie con su ejemplo, para saber si cómo lograrlo.

Para su completa satisfacción y desarrollo, necesitamos ver cubiertas tres hambres psicológicas básicas: el hambre de estímulos, el hambre de reconocimiento y el hambre de estructura.

Las necesidades de estímulo entran dentro de las fisiológicas, de Maslow.

Las necesidades de reconocimiento corresponden a las de estima, de Maslow.

Deja tu pensamiento aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seleccione los campos que se mostrarán. Otros estarán ocultos. Arrastre y suelte para reorganizar el orden.
  • Imagen
  • SKU
  • Clasificación
  • Precio
  • Stock
  • Disponibilidad
  • Añadir a la cesta
  • Descripción
  • Contenido
  • Peso
  • Dimensiones
  • Información Adicional
  • Atributos
  • Custom attributes
  • Campos Personalizados
Comparar
Lista de Deseos 0